La nueva actividad extraescolar: La inteligencia emocional

Actividades escolares: La inteligencia emocional
Con esta actividad extraescolar fomentaremos juegos, para construir una buena cohesión familiar, disminuyendo la agresión entre los niños/as y mejorando las capacidades emocionales y sociales.

Éste término se utiliza para describir cualidades emocionales, propias o ajenas, que parecen tener importancia para el éxito la vida; por lo que se propone fomentar esta actividad extraescolar donde aprender a:

  • Empatizar
  • Comprender y utilizar sentimientos
  • Controlar el temperamento
  • Ser independientes
  • Aprender a adaptarse
  • Resolver conflictos

Los/as niños/as con mayores capacidades en el campo de la Inteligencia Emocional son más felices y tienen un mayor éxito escolar.

Las emociones son elementos bioquímicos específicos producidos por el cerebro y ante los cuales el cuerpo reacciona; se puede modificar la bioquímica de las emociones de los alumnos/as, para que puedan adaptarse mejor, tener un mayor control de sus emociones y sobre todo, para ser felices.

Dentro del centro escolar podemos enseñar a los alumnos/as a manejar su estrés emocional, que aprenda a reconocer y controlar sus sentimientos y/o situaciones angustiosas, ya sean familiares o escolares.

El objetivo consiste en crear un buen ambiente y favorecer las relaciones sociales, aprendiendo a ser sensibles y a reconocer sus emociones para así propiciar una buena aceptación en el grupo.

En esta extraescolar el niño/a podría trabajar habilidades:

  • Verbales (saludos, preguntas, pedir ayuda, quejarse, criticar, agradecer…)
  • No verbales (expresar afecto, imitar, escuchar, observar, sonreír…)
  • Conversación (iniciar, terminar y mantener conversaciones, unirse a otros…)

Para enseñar al alumno/a todo esto, tenemos que tener en cuenta su edad y sus cualidades personales. Fomentaremos los juegos cooperativos, habituándoles a un contacto social de forma espontánea y positiva. Pediremos el refuerzo de sus tutores y padres para afianzar estas habilidades y les motivaremos en vez de ayudarles, felicitando al niño/a, apoyándole, premiándole con elogios y no con premios materiales; teniendo como objetivo final la felicidad del alumno/a a través de su desarrollo emocional.

Compartir esta noticia:
Facebook Twitter Delicious Email

Etiquetas: ,

Eva grupoalventus Artículo creado por

Eva Perez.

Educadora de profesión y afición. Perfeccionista en mí trabajo. Creo en la educación como cambio social. Según los otros creativa y divertida @evalventus