Cómo Incentivar el Ahorro en los Niños

Alventus

niño con huchaNos guste o no nos guste los niños acabarán conviviendo con el dinero y acabarán utilizándolo como medio de intercambio. Ahora que el tema económico es más sensible…  ¿Cómo comenzar a tratar con los niños cuestiones como el dinero o las necesidades? siendo más concretos… ¿Cómo consigo que mi hijo entienda que hay que ahorrar sin que nos cueste un berrinche?


El otro día escuchando un programa sobre educación surgió el tema de la crisis y los niños. Siempre he sido reacio a mezclar los temas económicos con los niños pero en este caso los especialistas que intervinieron consiguieron convencerme de que era necesario. Me pareció interesante tratar el asunto en un artículo, p0r ello, desde mi experiencia y con ayuda de Cristina Tomeo Asesora Pedagógica de Alventus hemos elaborado este artículo por si os sirve de ayuda.

Hay que ahorrar. ¿Cómo se lo explico a mi hijo?

Los niños pequeños conviven con las monedas y el dinero. Desde pequeños utilizan las monedas que les dejáis  para realizar algún recado, para comprar chuches… Aunque no tengan conciencia del valor real de la moneda, entienden cuestiones básicas de economía porque tienen el concepto claro de cubrir las necesidades; “quiero una chuche, me la dan o no me la dan”. “¿Cómo consigo que me la den?” “¿Cómo la consiguen mis padres?”.

Desde muy pequeños podemos educar a los niños el correcto uso del dinero y sobre todo en la correcta gestión de sus necesidades. Para ello, debemos diferenciar entre lo que es un capricho (que por supuesto hay que darnos caprichos) de lo que es realmente necesario.

El dinero no se consigue fácilmente, y con la que está cayendo es el momento idílico para inculcar que hay que ahorrar o más bien que no se puede derrochar. Aunque nos asuste comentárselo a los niños, debemos hacerlo. ¿Cómo lo comprenderán mejor?

  • Dejando un espacio: para tratar estos temas. Debemos matizar sus necesidades básicas (alimentación, higiene, descanso, material escolar, actividades para su desarrollo bio-psicomotor, etc.) debemos explicarles que hay que diferenciar entre necesidades y caprichos. ¿Cómo hacemos eso?
  • Tratándolo mediante las atenciones: una herramienta de la que disponéis los padres para hacer entender a vuestros hijos que el dinero no se consigue fácilmente y que hay que pensar en qué lo gastamos, es no atender a todas las demandas que los niños hacen de cosas que no son necesarias, explicándoles por supuesto la razón de la negativa. Y complementándolo con ayuda de…
  • La paciencia: debemos enseñarles a esperar para conseguir lo que quieren. Deben entender que no siempre podemos disponer de todos los bienes materiales que deseamos, por la sencilla razón de que la mayoría de ellos realmente no los necesitamos. Y ante situaciones reales debemos aplicar…
  • Coherencia:  hay que concienciar sobre el consumo responsable desde que los niños son pequeños, y una forma infalible es través del ejemplo de los padres. Si no disponemos de dinero, no debemos decir a nuestros hijos que no tenemos dinero para comprarle unas zapatillas, y  luego regalarle para su cumpleaños un móvil nuevo o una consola. Debemos enseñar a cubrir necesidades básicas antes que caprichos materiales. y para ello es clave…
  • Tener claro qué es un capricho: tenemos que darnos caprichos, esto no es algo negativo, y con los peques es positivo utilizarlos para premiar conductas positivas. Pero solemos asociar el capricho con lo material, cuando quizá sea mejor asociarlo con momentos especiales o fuera de las rutinas de los más peques. Por ejemplo, en vez de premiar una conducta positiva con una chuchería se puede premiar con un paseo por el parque, jugando en familia a un juego que ya tenga el niño/a, haciendo un dibujo juntos etc.

 

Por ello, teniendo el valor del dinero, determinando necesidades básicas y enseñándoles a diferenciar entre necesidad básica y capricho entenderán mejor el tema del ahorro, tras esto podemos hablarlo tranquilamente con ellos sin inculcarle temores o problemáticas mayores. Y por supuesto sin agobiarles y tratando el capricho como citamos en el artículo. ¿Cómo tratáis con vuestros hijos cuestiones económicas? ¿Conocéis otras formas?

Ir arriba