Conoce la Escuela ‘Circo Volátil’ de Tarifa

Alventus

Pensado en actividades extraescolares o complementarias recomendables para niños y niñas se nos pasó por la cabeza algo genial, deportivo, entretenido y que requiere tanta disciplina como ganas de pasarlo bien. ¡El circo! Una actividad que requiere de un gran esfuerzo y dedicación y sobre la que hemos estado hablando con Sara Rodríguez, profesora y directora de su propia escuela de circo en Tarifa. Esto es lo que nos contó.

Entrenamiento y diversión en la escuela de circo

Sara nos habla de su escuela de circo en Tarifa, Circo Volátil, y de cómo trabajan para acercar el circo a todas las edades. Una iniciativa que surge en 2012 con la intención de crear interés y ofrecer espectáculo circense de calidad también en sitios pequeños como Tarifa. Circo Volátil es una Asociación Cultural cuya acción principal es su escuela de circo en Tarifa y que se conforma gracias al trabajo voluntario de varios enamorados del circo con la colaboración de la Delegación de Deportes del Ayuntamiento de Tarifa y que, poco a poco, va creciendo y ofrece talleres de circo, animaciones para fiestas y el FEINCITA, el Festival Internacional de Circo de Tarifa.

¿Qué tipo de actividades organizáis para niños?
La actividad principal de la Asociación son los talleres de circo para personas a partir de los 3 años. Son talleres, en su mayoría, de introducción a las artes circenses: malabares, equilibrios, acrobacias de suelo y acrobacia aérea. Pero este año hemos abierto por primera vez un taller para avanzados en técnicas aéreas, puesto que hay alumnos que llevan con nosotros desde el principio y ya tienen un nivel alto. Esto nos emociona bastante porque era nuestro objetivo: que los niños lo disfrutaran, se superaran y pudiesen ver sus avances.

Escuela de Circo en Tarifa¿Qué beneficios les aporta el circo?
Nos ayuda a conocer muy en profundidad nuestro cuerpo y esto es beneficioso para múltiples aspectos de la vida como, por ejemplo, para corregir malas posturas que a la larga pueden llevar a patologías. Es sumamente colaborativo. La competitividad en el circo no existe. Existe un ambiente cooperativo, de ayuda y de compañerismo. El circo al final sólo sale adelante con un buen equipo, y eso es algo que se trabaja en cada clase. Además el circo crea un ambiente sumamente creativo en el que cualquier idea, sueño o hipótesis pueden tener cabida. Este objetivo lo trabajamos mucho en las clases en las que preparamos la muestra de fin de curso ya que son los chavales los que crean íntegramente sus números.

¿Cómo responden los niños y niñas a estas actividades?
Pues imagínate, ¿cómo van a responder a una actividad dónde moverse, saltar, correr, trepar y crear no sólo no están mal vistos, sino que encima se valoran? Fenomenal. Los niños están encantados con la actividad, de hecho ellos son nuestra mejor publicidad; están tan contentos que se lo cuentan a amigos y vecinos y cada vez tenemos más gente en los cursos.

El circo, al final,

sólo sale adelante con un buen equipo,

y eso es algo que se trabaja en cada clase.

¿El circo es más deporte que espectáculo?
El circo requiere un entrenamiento diario por lo que los artistas de circo suelen pasar más tiempo entrenando que actuando. Para poder hacer un número de 10 minutos tienes que entrenar durante meses. Yo me inclino más a asociar el circo al deporte. Pero lo cierto es que ese entrenamiento no tendría lugar sin el aliciente de salir a escena, de exponerte y compartir tus logros con el público. Supongo que es parte de la magia del circo: la sutil combinación entre deporte y espectáculo. Sin duda no es ni lo uno ni lo otro sino ambos.

¿Alguna anécdota curiosa?
Me gusta mucho recordar algunas frases de los niños como: “Seño, ¡el circo cansa!”. O cuando llega la hora de recoger, los primeros días, varios niños me han dicho algo como: ” ¡Noooo! ¿Por qué se tiene que acabar?” Algunos se enfadan bastante. Una niña un día añadía: ” Me gustaría quedarme a vivir aquí, y podríamos dormir en las colchonetas”.

Ir arriba